lunes, agosto 07, 2006

Decadente descenso / A. Rodríguez

De Augusto Rodríguez

Este andar de los huesos
este andar de la carne
este escalar los siglos
y venir de tan lejos en abuelos perdidos
Vicente Huidobro

Vagaremos sin rumbo
sin señas sin recuerdos sin infancias
por esta ciudad abierta de piernas
como mujer ninfómana y enloquecida por amor
con nuestros cansados soliloquios
para libertinos o yeguas del Apocalipsis
Vagabundear por esta ciudad
que nos mira con los ojos en llamas
y nosotros locos o borrachos
seguiremos prematuros
sin nervios sin párpados sin riñones
sólo para seguir en nuestro decadente descenso
y seguir naufragantes dispersos fantasmales
para tan sólo caer de cabeza y sin entrañas
perdidos golondrinos abandonados
suplicantes por seguir este viaje a ninguna parte
sin rumbo sin brújula sin mapa territorial
En busca tal vez del abuelo fallecido
del padre canceroso o de una puta asesina
en esta ciudad muerta o de muerte
tan sólo seguiremos como un soldado moribundo
o un apostador sin su as bajo la manga
ante el crudo aguacero que nos odia
o de la tormenta de acero que nos decapita

*
Del colectivo ecuatoriano Buseta de papel, el cual creó, se asoma al Pájaro el camarada Rodríguez. 2006 le ha sido un año productivo, según leo: Premio Nacional de Poesía David Ledesma Vásquez, por Animales salvajes; Premio Nacional Universitario de Poesía Efraín Jara Idrovo, por Náufragos y mención honorífica en el Concurso Nacional de Poesía César Dávila Andrade por Cantos contra un dinosaurio ebrio. Me gusta el título de Animales salvajes, muy 79 el asunto.
Augusto Rodríguez (Guayaquil, Ecuador, 1979)

3 Comments:

Blogger fgiucich said...

Un vagar aterrador, pero bellamente escrito. Abrazos.

09 agosto, 2006 10:24  
Anonymous Anónimo said...

joder! un gran poema, y me da que un gran poeta. le seguiré la pista. gracias

10 agosto, 2006 20:15  
Blogger Tristán Estar said...

Abrazos, don FER, y por aquí le digo que muchas gracias por el apoyo a doña LETY, de verdad que muchas gracias. Dicen que a veces no hay palabras, y un poeta debería sostenerlo, pero en ocasiones es cierto ;)

Adelante, señor ANÓNIMO, haría usted muy bien. Un gran abrazo.

14 agosto, 2006 20:34  

Publicar un comentario

<< Home