jueves, agosto 31, 2006

Destino / R. Castellanos

De Rosario Castellanos

Matamos lo que amamos. Lo demás
no ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere
un olvido, una ausencia, a veces menos.

Matamos lo que amamos. ¡Que cese ya esta asfixia
de respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastante
para los dos. Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

El hombre es animal de soledades,
ciervo con una flecha en el ijar
que huye y se desangra.

Ah, pero el odio, su fijeza insomne
de pupilas de vidrio; su actitud
que es a la vez reposo y amenaza.

El ciervo va a beber y en el agua aparece
el reflejo de un tigre.

El ciervo bebe el agua y la imagen. Se vuelve
―antes de que lo devoren― (cómplice, fascinado)
igual a su enemigo.

Damos la vida sólo a lo que odiamos.

De Lívida luz (1960)

Escribo porque yo, un día, adolescente, / me incliné ante un espejo y no había nadie. / ¿Se da cuenta? El vacío. (RC)

Rosario Castellanos (Ciudad de México, México, 1925 - Tel Aviv, Israel, 1974)

8 Comments:

Blogger Lety said...

"...la razón de la esperanza es poca,
y el dolor no se puede compartir"

Tomo estos versos, para algo más que el desamor de pareja, para el desamor a la tierra, la falta de consideración, de respeto y de civilidad.

Te dejo un beso

01 septiembre, 2006 23:12  
Blogger fgiucich said...

Es tan fácil matar lo que amamos, porque el amor se rinde por amor; en cambio, el enemigo pelea hasta el final. Abrazos.

02 septiembre, 2006 07:27  
Blogger lavacamariposa said...

odiame por piedad yo te lo pido jeje

06 septiembre, 2006 07:01  
Blogger Tristán Estar said...

Me pregunto, MADRE, si habrá que agarrar a besos a los pinches maestros. Qué será?

Ay, don FER, no sé, pero eso de dar la vida sólo a lo que odiamos mata. No se entiende el odio y la amargura hasta ponerse la carne de esta dama.

Jaja, LAVAC, pero yo digo: ojalá hubiera sido masoquista la señora Castellanos, pero sinceramente lo dudo, aunque ojalá.

06 septiembre, 2006 20:35  
Blogger Máximo Ballester said...

Pero cuanto de lo que odiamos lo odiamos en nosotros mismos. El odio en el amor... se puede odiar y seguir amando. Yo he amado con una O de odio. Me has hecho pensar con este magnifico poema oportunamente posteado.Un abrazo.

09 septiembre, 2006 20:41  
Blogger Tristán Estar said...

Al odio le late el corazón a mil por hora.

11 septiembre, 2006 22:11  
Blogger Minerva said...

Increíble esta mujer, ando leyendo cosas sueltas por ahí y nunca me pongo a buscarla con más dedicación...

17 octubre, 2006 08:55  
Blogger Tristán Estar said...

Hay un compendio del FCE. "Poesía no eres tú". Muy buena selección ésa :)

17 octubre, 2006 22:49  

Publicar un comentario

<< Home