miércoles, septiembre 21, 2005

Tránsito / A. Avilés

De Alejandro Avilés

Oh amigos, esta noche he recordado
la futura mañana en que vosotros
me llevaréis dormido
como a un obscuro leño en vuestros hombros.

Aún bajará del cielo
la luz que vive, en gozo por el campo.
Y sonará en los aires
el sueño de los pájaros.
Y tenderá la tierra entre las sombras
sus maternales brazos.

Yo pesaré de gratitud, oh amigos.
Y a cada paso el pecho caminante
recordará las horas
en que tomaba el corazón su parte.


De Don del viento (1979)
Dejo aquí un abrazo sincerísimo a María Eva Avilés (no sé si me recuerde); a sus hermanos; a Dolores Castro, su inquebrantable amiga; a la comunidad académica de la Carlos Septién, que también siente, no lo dudo ni un poquito, la gran pérdida. A todos, si ustedes lo permiten -María Eva-, me uno al séquito que sacará dormido al maestro Avilés para entregárselo al viento, Don del viento. Y agrego un perdón por la repetida falta en que caemos. Este pequeño homenaje lo hago, sinceramente, lo remarco, lo grito, como si Avilés no, no estuviera hoy muerto.

Alejandro Avilés (La Brecha, México, 1915 - Morelia, México, 2005)

4 Comments:

Blogger Lety said...

"pesar de gratitud" así quisiera hijo. También amo este poema. Le escribí a Maria Eva, pero se me regresó. Buscaré su teléfono. Besos

21 septiembre, 2005 06:56  
Blogger Tristán Estar said...

:)

21 septiembre, 2005 23:21  
Blogger Raquel Olvera said...

Ay, lo cerca que estuvimos de este hombre!
Qué privilegio, me cai

22 septiembre, 2005 09:46  
Blogger Tristán Estar said...

Todavía me acuerdo de esa noche en casa de uno de los hijos, allá en la Narvarte...

22 septiembre, 2005 14:39  

Publicar un comentario

<< Home